"El corazón misionero ha empezado a latir en San Juan Pablo II"

Miniatura PMasivaÓscar Díaz, vicario episcopal para la Nueva Evangelización presidió la misa de clausura de la I Misión Intensiva que se desarrolló en nuestra parroquia desde el sábado 5 de octubre hasta este domingo, día en el que los misioneros asistieron a la Eucaristía de acción de gracias  por los frutos de la jornada de evangelización en los sectores de Olivar Este y Torrequinto.

Durante dos semanas, 35 misioneros acudieron casa por casa proclamando el mensaje de Salvación, anuncio que fue profundizado luego en las dos predicaciones masivas que dirigió D. Adrián Ríos, párroco de San Juan Pablo II en las instalaciones del templo parroquial y en el Club Social de Torrequinto, el sábado 12 y el viernes 18 de octubre, respectivamente.

"A veces creemos que la oración es intimista, algo muy personal y lo es, pero la oración más poderosa es la que hacemos en común y la figura de Moisés que nos narra el libro del Éxodo, ayudado por su comunidad a alzar los brazos, nos muestra cómo ora la Iglesia en comunidad y cómo el Señor trae el favor a su pueblo, fijaos en qué imagen tan hermosa", reflexionó D. Óscar Díaz.

Predicacin masiva

Del mismo modo, en el Evangelio de Lucas 18, 1-8 "Jesús nos enseña cómo un juez que no era bueno le hizo justicia a la mujer que clamaba día y noche, impulsándonos y motivándonos a orar sin desfallecer, sabiendo que nuestro Padre que es bueno nos dará lo que más nos conviene ¿cómo Dios no va a escuchar el clamor y la oración de su pueblo?" se interrogó.

"La fe implica confiar en que Dios va a salir en nuestro auxilio", reiteró el vicario episcopal para la Nueva Evangelización, exhortando a la feligresía a pensar en la misión personal que Dios siembra en el corazón de cada uno, "todos somos Moisés, enviados a llevar el mensaje que hemos recibido, somos pequeños profetas que vamos en medio del pueblo a anunciar la palabra que hemos recibido".

 

 

Predicacin masiva 1

Tras la homilía, Mari Carmen Zambrana, misionera de San Juan Pablo II compartió su testimonio, surgido tras días intensos de visita a las diversas casas del sector. "Cristo me ha liberado de la vergüenza, de mi comodidad, de mis ataduras mundanas que me mantenían sujeta a tantas cosas, haciéndome saber que sólo Dios basta, como dijo Santa Teresa de Jesús, a quien conmemoramos en el ecuador de la misión".

Consideró que hay que proclamar el Kerigma sin pensar ni medir las palabras "porque éstas empiezan a brotar solas cuando sientes el fuego del Espíritu Santo que quema no sólo tu corazón sino también tu garganta y te sorprendes hablando a un desconocido como si fuera alguien de confianza con quien compartes tu vivencia de Dios y lo que Él ha hecho por ti".

 

"El corazón misionero ha empezado a latir en San Juan Pablo II"

D. Adrián Ríos, párroco de San Juan Pablo II agradeció el respaldo y la providencia de Dios manifestada a través de la vida de cada persona que puso al servicio de la Iglesia sus cinco panes y dos peces. "Por los que visitaron, los que estuvieron en las casas de reunión, los que prepararon la comida, los que rezaron ante el Santísimo expuesto día a día, por todos y cada uno de los que directa e indirectamente dijeron que sí a la llamada del Señor".

"El corazón misionero ha comenzado a latir en esta parroquia y ya no hay vuelta atrás", refirió.

Predicacin masiva 2

"Los resultados y los frutos que Dios suscitará en las personas visitadas ya ha empezado a concretarse en la vida, principalmente de los misioneros, de los anfitriones de las casas de reunión, de los predicadores y de toda la feligresía que ha estado apoyando la misión", resaltó.

Predicacin masiva 3

 

Comparte, a otros les interesa

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn