Un canto y una flor para la Virgen de Guadalupe en San Juan Pablo II

guadalupe miniatura Desde hace un año, los 12 de cada mes, fieles de la parroquia San Juan Pablo II de Montequinto se reunen en torno a la Virgen de Guadalupe para implorar la protección material de la madre de Dios con los misterios del rosario del amor guadalupano, antes de la misa de la tarde.

La oración se atribuye a monseñor Eduardo Chávez Sánchez, Postulador de la Causa de Canonización de San Juan Diego y se ha convertido en una flor y un canto al amor de Dios, que se encarna en el Inmaculado Sagrario que es María, tomándonos como somos, con nuestra historia, nuestras cualidades y defectos, con nuestros sueños y nuestras aspiraciones, con nuestro llanto y dolor, nuestros tropiezos y pecados, frustraciones y alegrías, sentimientos y razón, con nuestras relaciones y nuestros vacíos, con nuestro clamor y silencios, con nuestras miserias y bondades, encierros y libertades.

Así lo explica Carolina López Marcos quien debe su experiencia de fe a su marido, a México y a la Virgen de Guadalupe, advocación mariana que la ha acompañado en su camino espiritual desde muy joven.

“Yo he experimentado en mi propia vida lo que significa estar en las manos de la Virgen, cubierta por su manto de amor y ahí me he querido quedar”, manifiesta.

imagen de guadalupe

"Es María, quien nos guía a su amadísimo Hijo, Jesucristo, nuestro Señor. Ella es quien, en una perfecta inculturación del Evangelio, nos interioriza en cada uno de los más importantes puntos doctrinales de la Iglesia como son los Sacramentos", menciona.

El rosario guadalupano sintetiza los siete sacramentos en donde se celebra nuestra dignidad de ser hijos de Dios, hijos de la Iglesia; estos son el Bautismo, la Confirmación, la Comunión, la Reconciliación, el Matrimonio, el Orden Sacerdotal y la Unción de los Enfermos; de esta manera, en cada estación se conmemora un sacramento, al que se ha añadido un octavo misterio que nos ayuda a proclamar el modelo del Octavo Día, Día del Señor, Manifestación de la Resurrección de Jesucristo, que es la Iglesia, pues la Iglesia es el “Sacramento de Salvación”.

Asimismo, en cada una de estas estaciones-sacramento se enlazarán los momentos maravillosos del Nican Mopohua, documentos que narra este encuentro entre Dios y los hombres por medio de Santa María de Guadalupe.

La espiritualidad guadalupana es interiorizada y difundida por Carolina López Marcos con profunda devoción. “Mi Evangelio es vivido a través de María. El mensaje de la Virgen de Guadalupe, aparecida en 1531 sigue vigente en la actualidad, pidiéndonos conversión y aceptación de Cristo en nuestros corazones”.

fca79a92-22b4-4732-8b05-be9b747e3283

“Todos los días ocurren milagros en nuestra vida, pero debemos estar atentos para poder verlos”, recomienda.

 

Comparte, a otros les interesa

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn